Un dispositivo que dure 100 años

Superar desafíos imposibles, reinventar la manera en que pasan las cosas  y encontrar caminos propios son rasgos que caracterizan a los Digital Invaders. Oscar Olvera, egresado de la generación 20, conoce bien este proceso que dio como resultado “Mariya”, el proyecto que desarrolló junto a su equipo de trabajo. Platicamos con él y aquí compartimos un poco de su experiencia.

El reto comenzó incluso antes de llegar a los headquarters de Invaders. Una pregunta recurrente en cada aspirante y, de manera particular en foráneos es “¿voy a soportar vivir cuatro meses en una ciudad pequeña, lejos de casa, familia, amigos y todo a lo que estoy acostumbrado?”.

Varias semanas y desveladas más tarde estaba por enfrentarse a una de las experiencias más importantes de su vida. El brief: hacer un invento que durara 100 años. Un punto de partida retador incluso en la escuela, donde la mayoría de los proyectos viven en plataformas digitales.

Decidimos que si íbamos a hacer un dispositivo, teníamos que crear algo que ayudara a la gente. Así que empezamos a investigar pueblos indígenas”, cuenta Oscar.

El research los llevó a los Huicholes, una de comunidad asentada en la Sierra Madre Occidental que, debido a que tienen su propio idioma, no puede comunicarse tan fácil con el resto de las personas. Sus tradiciones, conocimiento y riqueza, por ende, no van más allá de sus fronteras.

La solución fue crear un traductor WI FI en tiempo real que pudiera convertir frases del huichol a español y viceversa. Para lograrlo, el equipo visitó una comunidad ubicada en Real de Catorce y convivieron cara a cara para conocer su ideología y su lenguaje.

“Fue una aventura muy buena por la dificultad de vivir en un pueblo alejado de todo y con personas con quienes no puedes hablar tan normal”.

A partir de esto crearon una base de datos para que el traductor funcionara a la perfección. El resto fue trabajo duro. Programar, diseñar, ensamblar. Prueba y error que, casi un meses después, dieron resultado.

Finalmente, Oscar dice estar feliz con los resultados que obtuvo el equipo así como de su generación.  “De esta escuela puedo decir que era persona antes y otra diferente después de estar en Digital Invaders”.